Lu00edmites - Disciplina

Poner normas y límites a los niños a través del juego en 4 pasos


Si en algo coinciden pedagogos, psicólogos y sobre todos maestros, es que los niños y las niñas deben tener unas normas y límites claramente definidos. Esto les indica el camino y les hace saber por dónde pueden moverse y hasta dónde deben llegar, sin que por ello, alguna vez tropiecen en ese camino. Pero, ¿cuál es la forma más efectiva de establecerlos? ¿Se pueden poner normas y límites a los niños desde el juego? ¿Qué pasos hay que seguir?

Estos primeros límites y normas son los que, en principio, deben venir de las propias casas y del ambiente familiar, y digo 'en principio' porque en muchas ocasiones no es así. A menudo se adoptan normas en la familia que se copian de la escuela o del deporte o de alguna actividad que realiza el niño. Los niños son los primeros necesitados en que estas normas se establezcan en primer lugar desde la familia.

En los colegios estas normas y límites suelen estar bastante bien marcadas, por lo que los niños y niñas saben cuál es el 'surco' por el que deben caminar y cuál es la frontera que no deben pasar, y si la pasan saben sobradamente cuál será la consecuencia a la que se enfrentan, y además suelen ser mas fáciles de cumplir porque son normas a nivel grupal que todos cumplen, y las correcciones, por norma general, suelen venir de sus iguales.

Por esto, es muy común que se dé el caso de niños que se portan maravillosamente bien en los colegios, y terriblemente mal en sus casas. Esto es producto de lo mismo, allí donde conocen las normas y límites se comportan de una manera un tanto mejor, y donde no hay ni normas ni límites, o estos varían en función del estado anímico de los padres, se comportan algo peor.

Esto corrobora nuestra tesis de la importancia de las normas y límites, pero ahora viene la pregunta que los padres suelen hacernos: ¿y cómo lo hago? Y en estos casos, a mí me gusta responder con otra pregunta: ¿y si lo hacemos como un juego?

Después de todo, como se indica en trabajos como el artículo 'Algunas reflexiones acerca del juego y la creatividad desde el punto de vista constructivista' de Francisco Aquino e Inés Sánchez de Bustamante (Universidad Autónoma del Estado de México) para la revista Interinstitucional, el juego tiene un papel básico en el desarrollo del niño, por lo que resulta imprescindible incorporarlo a sus actividades cotidianas. Y es que, yendo un poco más allá, el juego está relacionado con la inteligencia del niño y las diferentes etapas de maduración y desarrollo por las que pasa a lo largo de la infancia.

Pues de eso se trata, de proponer estas reglas como si de un juego se tratase. Lo primero para poder jugar es tener en cuenta las siguientes características básicas.

Para los niños:

- Los niños cuanto más pequeños sean más predispuestos a jugar estarán.

- Los niños deben tener una confianza importante con los padres.

Para los padres:

- Tiene que encontrarse en un momento donde sepan que van a tener paciencia, y tiempo para desarrollarlo.

- Que se encuentren en un momento de querer hacerlo y no tanto de 'tengo que hacerlo'. Es decir, con buena disposición.

- Confiar y conocer lo que van a hacer.

Lo primero de todo es explicar el juego, qué tenemos que hacer y cómo hacerlo. En este caso no debemos confundir el jugar con los premios o los castigos. Vayamos a un ejemplo concreto.

1. Establecer cuál es el límite o la normal que queremos poner
Vamos a marcar una norma para unos niños de 3 años, el límite es: 'A mamá y a papá no se les grita, ni se les pega'.

2. Explicar con claridad el límite que deseamos pone
'A mamá y a papá no se les grita ni se les pega'. Ese podría ser una norma o límite, pero estaría mal redactada. Necesitaríamos que estuviera explicada en positivo para que esté cargada de valor. No podemos olvidar que el lenguaje y cómo les hablamos a nuestros hijos es muy importante.

Por lo tanto, podríamos establecer que la norma sería: 'A mamá y a papá se les habla con cariño y se les abraza'.

3. Repetimos la norma hasta que todos los miembros de la familia la conocen
Una vez que tenemos la norma o límite formulada en positivo y se la hemos dicho a nuestro hijo/a, lo que hacemos, como si fuera un juego, es que cada miembro de la familia debe repetirla 3 veces una primera vez con su propia voz y las otras dos con la voz de alguien conocido (un abuelo, una abuela, un personaje de dibujos, un primo etc.). Así, en plan de diversión, la norma va calando en la familia y sobre todo en el niño.

4. Establecemos las consecuencias de no cumplir con la regla
Una vez que la hemos repetido y nos la sabemos, pasamos al siguiente punto que sería: ¿qué consecuencia tendría incumplirla? Y ahí, en modo asambleario, que es un sistema muy conocido por los niños de Educación Infantil (ya que es una herramienta que se utiliza mucho en las escuelas), lo hablaríamos entre todos los miembros de la familia para acordar la consecuencia que tendrá no respetar esa norma.

Para ello, y hacerlo de una forma amena y diferente, podemos formar el consejo indio de las consecuencias, y así de esta forma nos sentamos en círculo con las piernas cruzadas y adoptamos el rol como si fuésemos indios que van a tomar una decisión importante. De esta forma, mientras jugamos estamos imponiendo la norma o límite que queremos hacer.

El niño o la niña, por un lado, ha pasado un extraordinario momento con los padres, y por otro, le hemos enseñado una norma o límite básico que debe aprender y qué consecuencia tendría no hacerlo.

En este artículo te he propuesto una forma de cómo proponer un límite a tu hijo. Pero ahora deja volar tu imaginación y marca tus normas y procesos jugando con tus hijos/as, las integrarán mejor y tu vida familiar será mejor también.

Puedes leer más artículos similares a Poner normas y límites a los niños a través del juego en 4 pasos, en la categoría de Límites - Disciplina en sitio.

Video: Cómo desarrollar la inteligencia emocional de mi hijo?. Educación emocional para niños (Noviembre 2020).