Conducta

Por qué los niños son desobedientes

Por qué los niños son desobedientes


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Una de las principales preocupaciones de los padres cuando llevan a cabo la educación de su hijo son los momentos en los que el niño discute las normas o no hace caso de lo que se le pide. Cuando esto sucede, es importante que los padres sepan identificar cuándo se da una conducta desobediente para poder actuar en consecuencia y seguir con la educación de su hijo.

En general, son consideradas desobedientes aquellas conductas que los niños no realizan pese a haberles dado una orden concreta. Un ejemplo típico de ello es cuando se les pide que apaguen la televisión y, transcurridos aproximadamente 20 segundos, todavía siguen viéndola. También desobedecen cuando no cumplen normas que conocen (como lavarse las manos antes de las comidas).

Es importante que los padres establezcan un conjunto de límites, normas y, sobre todo, valores sociales, para que el niño tenga una base sólida sobre la que actuar a medida que crezca. No hay que olvidar que los niños, especialmente, en sus primeros años de vida aprenden del ejemplo de sus padres, por ello, su conducta es esencial para fijar las normas sociales y morales del niño en un futuro.

A medida que crecen, los niños van ampliando su círculo social, pudiendo recibir una mayor influencia por parte de amigos o compañeros de clase. Si esta influencia no es positiva puede llegar a distorsionar algunas conductas del niño, sobre todo, si éste no está seguro de cuál es el comportamiento correcto en cada situación.

Los padres son los responsables de asegurarse de que no están fomentando conductas rebeldes en sus hijos. Es tan sencillo como hacerse estas preguntas:

  • ¿Cómo nos relacionamos en casa?
  • ¿Nos comunicamos de forma asertiva y pacífica?
  • ¿Escuchamos al niño e intentamos hablar y llegar a un acuerdo con él cuando quiere alguna cosa?
  • ¿Establecemos bien los límites de forma no autoritaria y sin motivo aparente?
  • ¿Fomentamos la cooperación y la responsabilidad en casa?

1. No tener claros los límites y normas
Los padres deben revisar el modelo educativo que siguen. ¿Tienen claros sus hijos los límites?

2. Trastorno de la conducta
Cuando el niño tiene claras las normas pero sigue desobedeciendo, puede que el niño tenga algún tipo de trastorno que le dificulta el control de su comportamiento. Pese a que padecer algún trastorno no conlleva siempre a un mal comportamiento, sí que hay una mayor predisposición a ello a causa de la falta de autoestima e inseguridad que sufren algunos niños.

Por ello, en ocasiones, superar los límites es una forma eficaz de llamar la atención del adulto para conseguir atención, aunque sea a través del castigo.

Entre los trastornos que provocan conductas rebeldes en los niños destacan:

- El Trastorno por déficit de atención (TDAH)
Que provoca enfrentamientos con padres, profesores y compañeros debido a la actitud impulsiva que suelen tener los niños que lo padecen.

- El Negativista-desafiante, caracterizado por rabietas frecuentes y un constante cuestionamiento de las normas.

Esto normalmente es debido a un mal desarrollo de las habilidades cognitivas y emocionales, que impide cumplir las demandas del entorno y acatar órdenes que provienen de figuras con mayor autoridad.

Ante la sospecha de que se trate de un trastorno, siempre recomiendo acudir a un centro que realice un diagnóstico y un abordaje multidisciplinar del problema para salir de dudas y ayudar al niño a redirigir su conducta cuanto antes.

Si a tus hijos les cuesta obedecer, especialmente en las tareas que deben cumplir en casa, como hacer la cama, cepillarse los dientes o hacerte caso o escucharte, quizá ha llegado el momento perfecto para jugar con el método El árbol de los logros.

¿De qué se trata? pues, de un recurso muy divertido y sencillo, orientado a niños de 3 a 10 años de edad, con el que podrás no solo hacer con que los niños sigan las reglas como también potenciar su autonomía, aumentar su autoestima y motivar su responsabilidad, a través del refuerzo positivo. Prueba jugar con tus hijos al ÁRBOL DE LOS LOGROS. Ya nos contarás.

Puedes leer más artículos similares a Por qué los niños son desobedientes, en la categoría de Conducta en sitio.


Video: Cómo usar psicología inversa para educar niños rebeldes? técnica de la paradoja (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Phorcys

    Bueno ... ¡prueba !!!

  2. Reeya

    Te equivocas. Discutámoslo. Escríbeme por PM, nos comunicamos.

  3. Vugami

    La idea es buena, estoy de acuerdo contigo.

  4. Gabbar

    En mi opinión, están equivocados. Escríbeme en PM.

  5. Shalmaran

    Algo así es imposible



Escribe un mensaje